CARTA DE UN SOÑADOR DESPIERTO.

Hola amigos, han transcurrido ya nueve meses desde que iniciamos la andadura de la Escuela Holística Arco Iris aquí en Polop (Alicante) tras haber conocido un año antes esta atractiva iniciativa educativa en Córdoba. En estos meses hemos podido ir constatando la buena acogida del proyecto. A través de los MÓDULOS (mensual, primer o segundo domingo) hemos ido sondeando preguntas cruciales sobre la vida, el ser humano, las relaciones humanas, las relaciones con nosotros mismos, las relaciones con la madre naturaleza… Y, siempre son más las preguntas que se generan que las respuestas. Pienso que es una buena señal, pues cuando inquirimos sobre algo es que nos interesa y no nos conformamos con simplicidades. Sí, la vida es sencilla y por eso es compleja, porque la complicamos. Somos UNO a pesar de estar constituidos por diversos cuerpos ensamblados de manera inseparable (cuerpo emocional, físico, mental, espiritual…). Para esas mentes inquietas e inconformistas está la Escuela, no para dar la respuesta, sino para que cada uno busque su respuesta, porque cada uno somos singulares, únicos, como así es específica la huella digital y emocional que vamos dejando…

Ahora, a la fecha de hoy, hacemos un descanso hasta el próximo mes de octubre, que retomaremos los módulos en la sede, en Polop (gracias Beatriz por tu generosidad). Y en estos últimos tres meses antes de que acabe el año concluiremos la formación holística “antes del parto” (PRIMER CICLO). En enero de 2018 emprenderemos el SEGUNDO CICLO con sus respectivos módulos (“después del parto”).

Paso a continuación a trazar un boceto de lo que hemos trabajado durante estos meses, y por último, lo que nos queda por andar. Estas son mis intenciones. Así pues, nuestro proyecto vio la luz en octubre de 2016, tras una preinauguración en septiembre a cargo de Josep Paradell (presidente en España de la World Teacher Trust), y de Jesús Moreno (director de la Escuela). Allí explicitamos los propósitos que nos movían, sugerencias, y la manera de funcionar o poner en práctica esta iniciativa formativa (módulos, logística…). Pero sería la vida en movimiento (valga la redundancia) la que nos haría ir ajustando los contenidos, los ponentes, los horarios… Sí, amigos, como decía Machado, “se hace camino al andar”, y las equivocaciones son sólo parte del aprendizaje, como en las aulas regladas y en la escuela de la vida, el error forma parte del aprendizaje cuando hay humildad y buena voluntad. Con esto llegamos a noviembre, y Valentín García (fundador y coordinador de la Escuela Holística Arco Iris) puso las bases de lo que debería ser una escuela (reglada o no) para este siglo XXI.

 

 

 

Luego vino diciembre, y el profesor Julio Ferreras amplió los contenidos apuntados por Valentín y presento su nuevo libro sobre educación holística: un nuevo paradigma pedagógico se estaba ya produciendo, y con nuestro granito de arena estábamos contribuyendo a ello.

Tras esto llegó enero de 2017, donde tuvimos el gusto de compartir un domingo con el profesor y director del Instituto Mithila de Valencia, Francisco Redondo. Profundizó en la verdadera naturaleza del ser humano y de los ciclos o etapas antes, durante y después de esta vida, pues cuando dejamos este vehículo físico o cuerpo, la VIDA sigue, la consciencia transciende con los contenidos y experiencias que hayamos incorporado, y que serán la base para seguir evolucionando.

 

Con la aparición de febrero pudimos disfrutar de nuevo de las enseñanzas de Valentín García, que nos habló de la importancia de la pareja, el matrimonio y la familia, tres estadios necesarios para vivir con más plenitud la vida. Cada uno de estos estadios es en sí una imborrable escuela de enseñanzas, si queremos aprender y seguir aprendiendo…

Tras esto nos plantamos en marzo, y la alegría cordobesa llegó a Polop, la doctora Tona Ortega, acompañada de Cosqui y su marido, nos planteó la sexualidad como parte de un plan global (holístico). El sexo visto no sólo como componente biológico, sino como parte de la magia trascendente de la vida, como comunión vital que da vida a la vida.

 

Tras este acontecimiento…, despuntó la primavera, y en abril tuvimos a una persona sabia y muy emocional, el doctor valenciano José Luis Gil. La concepción, gestación y nacimiento dieron paso a momentos llenos de chispa, de manera que este módulo como otros anteriores se pasaron “volando”. Recuerdo también el buen ambiente que se forma con la comida compartida, con las tertulias espontáneas e itinerantes tras el almuerzo, las inevitables siestecillas en algún discreto o no tan discreto en algún rinconcito de la casa… Todo suma antes de retomar el módulo en su tramo final de cuatro a seis de la tarde.

Tras todo esto entramos en el pasado mes de mayo. La terapeuta Dona Díaz, recién llegada de Bélgica y de la India, en una apretada sesión matinal nos amplió horizontes con la maternidad y la nutrición ayurvédica. Muchas ideas novedosas que poquito a poco podríamos incorporar a nuestra vida cotidiana. Hay que felicitar aquí a Naylín, asistente al módulo y que a los tres días dio a luz a un hermoso niño (vino con la lección aprendida).

Bueno amigos, esta ha sido la caminata que hemos emprendido. Pero en octubre próximo continuamos y os adelanto un poquito el contenido de los tres módulos que faltan para cerrar el primer ciclo, son los siguientes: en octubre los profesores Andrea Mädje y Jesús Paredes nos ofrecerán claves sugerentes y prácticas para educar con consciencia, para pensar también con el cuerpo y no solo mente (escúchate, siente que sientes…); en noviembre tendremos de nuevo la fortuna de seguir aprendiendo con Valentín García, que nos ilustrará con la mujer como antorcha de futuro; y por último, dos compañeros de la Escuela, Francisco y Paco Riquelme (dos profesionales de la educación) nos plantearán prácticas integrativas para gozar de bienestar, salud, calidad de vida…, parte importantísima en la que siempre podemos ir mejorando y no sólo a base de errores. ¿Qué os parece?

Por último, con la llegada del nuevo año, 2018 cubriremos todo el segundo ciclo o la vida después del parto. En enero, la psicóloga vasca Yolanda González abordará la etapa de los 0 a los 7 años; en febrero, un servidor, de los 7 a los 14 años; en marzo, el catedrático y doctor Jesús Paredes, de los 14 a los 21. Y con ello cerramos la etapa formativa más importante de las personas, hasta los veintiún años. En abril nos visitará el también profesor Ángel Masotti con su disciplina, el Diseño Humano, o cómo la vida también viene configurada particularmente desde antes de nacer con una serie de predisposiciones compatibles con el libre albedrío y que si las conocemos tendremos más facilidad para entender “cosas” que nos pasan, y emprender con más consciencia otras para seguir aprendiendo en esta escuela de la vida. Y seguiremos, mayo, octubre, noviembre y diciembre. Ya os daremos buena cuenta de los títulos y contenidos.

En fin, amigos, esto ha sido un apretado esbozo de lo que hemos hecho y de lo que nos falta por hacer. Con vuestra participación y sugerencias seguiremos construyendo esta realidad educativa tan necesaria en estos tiempos de rápidos cambios, la era Acuario. Gracias y me despido con una motivadora cita de John Lennon, “Me dirás que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día nos acompañes y el mundo sea uno”. Porque son los soñadores los que cambian le mundo, los realistas son los que lo hacen posible multiplicando los cambios visionados por los primeros. Hasta nuestro próximo encuentro, el domingo uno de octubre, un abrazo cordial.

Jesús Moreno, catedrático de instituto de Lengua y Literatura Española, IES La Malladeta (Villajoyosa). Doctor en Pedagogía. Director de la Escuela Arco Iris Alicante

Tu dirección no se hará publica. Required fields are marked *

*