Dos escuelas de Tarragona avalan la eficacia de un método de estimulación auditiva

Un proyecto de la URV analiza la aplicación del Método Tomatis y constata que la música mejora la concentración y el aprendizaje infantiles.

“El método Tomatis paliaría un tercio del fracaso escolar”

Educar el oído es básico, y mejor si se hace lo antes posible. Dos escuelas de la provincia de Tarragona, a través de una investigación de la Universitat Rovira i Virgili (URV), han sido pioneras a la hora de aplicar, a mayor escala, un método de estimulación auditiva neurosensorial para ver si los alumnos que eran objeto de estudio mejoraban el rendimiento académico, como así se ha demostrado en un 70% de los niños y niñas en cuestión. Auriculares en las aulas y una hora diaria de música -tratada a nivel de laboratorio pero muy parecida a la clásica- durante varias semanas fue la metodología que se siguió en las escuelas Mediterrani de L’Ampolla y Pla de Mar, en Coma-ruga, que se muestran satisfechas tras la experiencia con el Método Tomatis, extendido en centros privados pero que ahora ha hecho el salto a la escuela pública gracias a este proyecto liderado por dos profesoras de la universidad tarraconense.

“Anteriormente ya se habían realizado investigaciones de este tipo pero ha sido la primera vez que se ha realizado con una muestra mayor, con un grupo más amplio”, explica Conxa Torres, profesora responsable de los estudios de Pedagogía de la URV que, junto con la también profesora Mònica Casellas, han llevado a cabo el proyecto de investigación entre varios niveles educativos de los centros Pla de Mar de Coma-ruga (El Vendrell) y Mediterrani de L’Ampolla. El objetivo era comprobar hasta qué punto aplicar un método de estimulación del oído basado en la música fomenta la recuperación de la escucha y supone una mejora de los aspectos neuronales relacionados con el aprendizaje, es decir, de la atención y de la concentración de los alumnos.

La situación creciente de alumnos con dificultades de atención y concentración fueron los motivos por los que las investigadoras decidieron sacar adelante el proyecto. El estudio se realizó durante el curso 2013-14 y se centró en tres ámbitos: en la atención y concentración de los escolares para mejorar el rendimiento y la reducción del fracaso escolar –con la participación de 29 niños y niñas de cuarto de primaria de ambos centros-;  el tratamiento de las dificultades en el aprendizaje y los trastornos que están relacionados –involucrando a 16 alumnos de entre P5 y quinto de primaria- y, finalmente, se analizó la integración de los sonidos propios de una lengua extranjera, en el caso de este trabajo, el inglés. En este tercer apartado participaron 35 escolares de segundo de primaria del colegio de L’Ampolla y 30 de tercero del de Coma-ruga. Algunos de estos niños formaban parte del grupo de intervención y, los otros, del grupo control. El programa constó de dos períodos de treinta horas a lo largo de seis semanas, a hora diaria en el aula en una actividad curricular de horario lectivo, durante la cual se ponían los auriculares y escuchaban música mientras seguían la clase.

Estimular el oído
En el proyecto que llevaron a cabo en las dos escuelas se utilizó el oído electrónico Solisten, que se basa en el método Tomatis, un sistema que se aplica en todo el mundo dentro del ámbito académico. Se trata de un dispositivo que reproduce el sonido con un efecto determinado y que ayuda al cerebro a recibir mejor la información, seleccionarla y organizarla. Consiste en un juego de alternancia entre dos canales sonoros que transmiten el mismo mensaje, pero en intensidad y timbres diferentes. Esta alternancia conlleva la movilización de los músculos auditivos y la recuperación de la escucha. Y es que, según apuntan las investigadoras, “en el proceso neurofuncional de atención, el oído tiene un papel fundamental. Sin la escucha no existe comprensión correcta e integración del mensaje verbal”.

“Los resultados demuestran que la mayoría de los alumnos han experimentado mejoras en la atención, incluso en el caso de los de educación especial, que también han notado cambios tras este proceso de estimulación del oído”, explica Conxa Torres, que añade que, además, han comprobado progresos en varios alumnos en la asignatura de matemáticas. Así, según las conclusiones, ha habido una mejora generalizada de su actitud para el aprendizaje y tienen más atención, concentración y motivación. “En líneas generales, entre un 70% y 80% de los alumnos estimulados siguiendo este método mejoraron los resultados después de aplicarlo” y, en cuanto al aprendizaje del inglés, han mejorado los indicadores de pronunciación, de comprensión de la lengua y la comprensión oral. El trabajo con las familias, a través de unos breves cuestionarios, ha evidenciado que los niños han mejorado en autonomía cuando hacen los trabajos de clase, tienen más seguridad con los ejercicios y más curiosidad por las materias de la escuela.

Más recursos humanos y económicos
Conxa Torres y Mònica Casellas se muestran satisfechas por los resultados, pero también los dos centros tarraconenses que han experimentado esta prueba piloto. “Vemos que cada vez los niños tienen más necesidades de concentración y ha sido una apuesta decidida por nuestra parte. Ha habido inconvenientes porque hemos querido ser demasiado ambiciosos, es decir, participar en los tres niveles de estudio ha resultado complejo por la escasez de recursos humanos”, admite la directora de la escuela Mediterrani de L’Ampolla, Sefa Llaberia, que se refiere a las muchas horas extra que han dedicado los profesores y ella misma para poder adaptar la metodología en las aulas “y a hablar con las familias, que no han pagado nada”.

A pesar de ello, Llaberia hace una valoración positiva porque han podido comprobar las mejoras comparando los resultados de un cuestionario previo con los resultados de las pruebas de competencia, meses después. “Trabajamos para mejorar y queremos ser pioneros en este campo de la atención y concentración de los alumnos. La escuela pública también debería contar con estos métodos”, añade. De hecho, el centro tarraconense ha iniciado otros programas relacionados con la estimulación neurosensorial. En esta misma línea, la investigadora de la URV Conxa Torres sostiene que la principal dificultad que se han encontrado ha sido “encajar el proyecto en la rutina de cada clase y grupo”. En el fondo, el problema para que gane terreno en las aulas no deja de ser el mismo de siempre: el coste económico.

http://www.lavanguardia.com/local/tarragona/20150529/54431945049/escuelas-tarragona-metodo-tomatis.html#ixzz3bcLtIFkr

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110112/54099707610/el-metodo-tomatis-paliaria-un-tercio-del-fracaso-escolar.html
Download
El método Tomatis paliaría un tercio del[…]
Documento Adobe Acrobat [148.9 KB]